Embarazo y ejercicio con Human Perform

¿Embarazada? A continuación te explicamos como Human Perform, a través de sus áreas de entrenamiento y fisioterapia, te puede ayudar durante todas las fases del embarazo y la recuperación post parto.

De un tiempo a esta parte vemos constantemente por distintas fuentes como cada vez se recomienda más hacer ejercicio durante el embarazo y el postparto.

Enumeremos varios de los beneficios que podemos obtener si seguimos practicando ejercicio durante y tras los meses de embarazo:

  1. Previene hipertensión y diabetes gestacional

  2. Aumenta la facilidad de regresar el peso original

  3. Disminuye la incidencia de depresión post parto

  4. El bebé tiene más probabilidades de estar más sano

  5. Menos complicaciones durante el nacimiento

  6. Mejor estabilidad osteo-muscular

  7. Parto más corto y efectivo

  8. Reduce el riesgo de diabetes y enfermedades cardíacas entre otras en el feto

El ejercicio siempre debe estar pautado y supervisado por un profesional, dado que dependiendo de las características de la madre y del embarazo y el tipo de parto, se realizará un planteamiento diferente.


Algo muy importante y que se debería hacer incluso antes de que planifiquemos quedarnos embarazados y después de este, son ejercicios específicos del suelo pélvico, con ejercicios de Kegel, fisioterapia específica y con distintas herramientas como podrían ser las bolas chinas, los conos vaginales o el biofeedback.


Cuando ya tenemos claro este primer concepto de la importancia del trabajo del suelo pélvico, vamos a dar algunas pinceladas generales sobre el ejercicio en los distintos trimestres del embarazo.


¡¡RECORDAMOS QUE ESTAS PLANIFICACIONES SIEMPRE LAS DEBE REALIZAR UN PROFESIONAL!!



PRIMER TRIMESTRE

En estos primeros meses, vamos a tratar de tomarnos las cosas con calma, las células están en proceso de multiplicación y son más sensibles, por lo que el volumen de nuestro entrenamiento disminuirá. Las probabilidades de aborto espontáneo aumentan, lo cual no quiere decir que vaya a pasar nada, pero ¡siempre debemos tener un ojo avizor!


SEGUNDO TRIMESTRE

Se aumentará de manera progresiva tanto el volumen como la intensidad (dentro de unos límites, recordar que por dentro no somos iguales, y por fuera ya casi tampoco).


TERCER TRIMESTRE

Volveremos a bajar el volumen de nuestros entrenamientos y su intensidad, aumentaremos los descansos y evitaremos la presión intraabdominal. Una buena idea puede ser solicitar la ayuda de un fisioterapeuta que nos ayude con algunos ejercicios utilizando una fitball, con ejercicios de movilidad de cadera y el ya nombrado suelo pélvico.


Además, durante todo el embarazo debemos tener en cuenta no realizar ejercicios de fuerza reteniendo la respiración o hacer hipoxias. Además es recomendable evitar los ejercicios de fuerza isométrica. Una gran idea puede ser acompañar nuestros entrenamientos con sesiones en piscina.


Tras el parto, se recomienda el retomo al entrenamiento tras unas ocho semanas, que sería el periodo aproximado que dura la cuarentena, siempre valorando el caso en cuestión, y realizar junto con la matrona ejercicios enfocados en la zona pélvica. Aunque si el parto ha sido por cesárea, la vuelta al entrenamiento puede adelantarse, en este caso sería recomendable que se realice un tratamiento de la cicatriz con un fisioterapeuta para incidir favorablemente en la recuperación de la misma.

Advertimos también, que si nunca has hecho ejercicio o algún tipo de deporte, quizá no es el mejor momento para empezar y mucho menos sin supervisión profesional!!


En el ámbito de la fisioterapia el trabajo con embarazadas está a la orden del día. Está demostrado que realizar un trabajo activo durante el embarazo va a ayudar a la madre durante esos 9 meses, el parto y la posterior recuperación. La fisioterapia cuenta con una especialidad denominada fisioterapia obstétrica que es en la que nos apoyamos los fisioterapeutas para abordar un trabajo específico con las embarazadas y su entorno.


Hay varios aspectos a tener en cuenta, como bien se ha especificado en los párrafos anteriores, cada trimestre de embarazo tiene sus peculiaridades, y al mismo tiempo cada mamá tiene las suyas. Por tanto es imprescindible realizar un trabajo personalizado en función de las características de la mujer y del embarazo. Es importante recordar que los fisioterapeutas pueden participar activamente en todas y cada una de las etapas trabajando de una manera coordinada con un equipo multidisciplinar muy amplio. Por tanto en los 3 trimestres de embarazo, como en el momento del parto y el postparto la fisioterapia puede ser de gran ayuda.


EMBARAZO

Durante los 9 meses de embarazo la planificación de las sesiones de fisioterapia irá evolucionando, dando más importancia a unos aspectos por encima de otros. En esta etapa es fundamental el papel que tiene la educación, haciendo hincapié en aquellos procesos que rodean al embarazo y a la higiene postural. Como parte de la terapia activa realizaremos un plan de trabajo que contenga:


  • Trabajo aeróbico, recomendando a las embarazadas andar o incluso realizando con ellas sesiones en el agua. Es importante que¡ mantengan este tipo de actividad a lo largo de los meses y que los fisioterapeutas a su vez diseñen una programación viva de la misma, modificando aquellos detalles que sean necesarios. Sería interesante que este tipo de ejercicio estuviera coordinado al mismo tiempo con el ginecólogo y el nutricionista con el objetivo de utilizar los beneficios que este genera, por ejemplo, en el control del peso durante el embarazo, una variable que se ha demostrado que tiene mucha repercusión en la salud de la mujer y del propio bebé.

  • Entrenamiento de fuerza, entendiendo por ello, ejecutar una serie de ejercicios de intensidad baja, sin cargas altas con el único objetivo de mantener las estructuras corporales y específicamente fortalecer la musculatura estabilizadora de tronco y pelvis para dotar a las madres de un buen soporte físico para que el peso del bebé no repercuta en la aparición de dolores de espalda o de episodios de ciática. Recordamos, como hemos dicho antes, que es recomendable evitar los ejercicios en isometría de fuerza.

  • Estiramientos y movilidad, fundamentalmente de toda la zona pélvica, aunque también hay que realizarlos de una manera global. Otro punto a destacar son los movimientos en balística, los cuales es mejor dejarlos para otro momento.

  • Ejercicios de respiración y relajación, evitando siempre técnicas como la de Valsalva.

  • Tratamiento del suelo pélvico. Utilizando por ejemplo, los ejercicios de Kegel, cuyo objetivo es el fortalecimiento de la musculatura.


El trabajo en camilla será complementario a esta terapia activa. La terapia manual, el drenaje linfático…son técnicas que van a ayudar a controlar los dolores musculares y los edemas característicos del embarazo.


PARTO

Durante esta etapa es raro que un fisioterapeuta esté presente, pero en muchos países y cada vez más en España, su presencia en el parto está aumentado.

La fisioterapia puede ser una estrategia fundamental en el manejo del dolor, el control de la respiración y la reducción de la ansiedad proporcionando un ambiente y un estado de relajación óptimo además de favorecer la dilatación y el posterior expulsivo.


POSTPARTO

Tras el parto hay que tener muy en cuenta la evolución de las anteriores etapas, principalmente el parto. Hay que conocer cómo ha sido el proceso, si ha habido complicaciones, si se ha tenido que actuar de urgencia, si ha sido necesario el uso de instrumental, si hubo que practicar una cesárea o si por el contrario fue un parto vaginal… en definitiva hay que conocer en profundidad todo el proceso, con el fin de elaborar un plan de tratamiento adecuado acorde con la situación personal de cada paciente.

Todos y cada uno de los profesionales que participen en esta etapa tienen que acompañar a la mujer durante todo el proceso de recuperación, tras el parto hasta la restauración de las cualidades físicas y psicológicas previas al embarazo.

El trabajo que se realizará tras el parto debe ser progresivo, adaptándonos a los acontecimientos que se vayan produciendo durante este proceso.

Entre los puntos clave a tener en cuenta está la importancia de la reeducación del suelo pélvico, mediante ejercicios y el uso de material específico para trabajar esta musculatura, restaurar la movilidad y la fuerza perdida además de controlar otras variables como el control motor, la postura y la respiración entre otras sin olvidar el tratamiento de la cicatriz en el caso de haber actuado por medio de una cesárea.


Es importante que el ginecólogo que lleve el control de tu embarazo y todos los profesionales que participen en él, conozcan tu intención de realizar una terapia activa por medio de un trabajo coordinado por un fisioterapeuta con el objetivo de diseñar un plan conjunto de las diferentes áreas, realizando así un abordaje multidisciplinar del mismo de cara a obtener múltiples beneficios para la madre, el bebé y el propio proceso del embarazo.


Beatriz Sanz, entrenamiento Human Perform

Idaira Prieto, fisioterapia Human Perform


Más info en info@humanperformcenter.com o vía WhatsApp en 606600289