Ejercicio entre cuatro paredes por Idaira Prieto

En esta época en la que no podemos salir de casa, ha aumentado muy considerablemente el interés de la población por el ejercicio. Así lo demuestra el gráfico adjunto que muestra el incremento de las búsquedas en Google España sobre entrenar en casa. Además, la compra de material para entrenar en casa ha crecido de manera exponencial, llegando incluso a agotar el stock de las diferentes plataformas y tiendas dedicadas a ello.





Pero… ¿Estamos realizando el ejercicio de una manera coherente y con consecuencias beneficiosas para nuestra salud, o por el contrario, la manera en la que lo estamos llevando a cabo nos puede acarrear problemas a medio o largo plazo?

Desde mi posición como fisioterapeuta y deportista estoy absolutamente a favor de que la población haga ejercicio, pero con matices. No todo ejercicio está indicado de una manera general para toda la población, ni todas las personas tienen que hacer el mismo tipo de ejercicio para alcanzar su objetivo.


La elección errónea del tipo de ejercicio para un individuo en concreto puede generar más problemas que beneficios. Esto es algo que tenemos que tener muy en cuenta, y por ello, es necesario estar apoyado por un profesional que te guíe a la hora de realizar ejercicio en casa. Imitar comportamientos deportivos, entrenamientos, rutinas… que todos vemos en las redes sociales es un error. Cada persona tiene unas características diferentes y por ello, el ejercicio tiene que ser individualizado.

Si no nos encontráramos encerrados en estas cuatro paredes que forman nuestras casa, la mayoría no se hubiera planteado nunca el hecho de comprarse una cinta de correr, una elíptica o un pack de pesas… Es por ello que deberíamos reflexionar un poco sobre lo que hacíamos y lo que hacemos ahora.

El ejercicio conlleva un proceso lento y progresivo de adaptación; por ejemplo, no se puede pasar de andar 30’ un par de días a la semana a correr 15km todos los días, porque nuestro cuerpo no está preparado para ello y es muy probable que aparezcan lesiones.

Extrapolando este ejemplo a la situación en la que nos encontramos y teniendo en cuenta que contamos con un espacio muy reducido para hacer ejercicio, la base del argumento no cambia, una sobrecarga de ejercicio brusca y rápida siempre va a acompañada de problemas asociados.

Otro aspecto a tener en cuenta es la técnica con la que realizamos este ejercicio. Es recomendable que los ejercicios que vayamos a realizar sean ejercicios que conozcamos y que dominemos, para evitar compensaciones que posteriormente generen lesiones. Hay ejercicios con un nivel muy avanzado de control motor, fuerza, velocidad, agilidad, carga o intensidad… que no está indicado para todo el mundo. Cada uno debe ser honesto consigo mismo, conocer su nivel, sus limitaciones y actuar coherentemente para conseguir los beneficios que produce la práctica correcta de ejercicio y prevenir a su vez, todo tipo de problemas, lesiones o complicaciones graves de salud.

Por último y desde mi experiencia como atleta y mis conocimientos como fisioterapeuta me gustaría hacer hincapié en la acción de “Correr en Casa”. Son muchas las personas que están empezando a correr por los pasillos, o incluso haciendo retos como el de completar una maratón desde casa.


Mi consejo es el de “no correr en casa” y la explicación es muy sencilla; el espacio del que disponemos es muy pequeño, lo que nos obliga a realizar numerosos cambios de dirección que obligan a frenar en seco, pudiendo producir sobrecargas y lesiones articulares, tendinosas, ligamentosas, musculares, o incluso fasciales, ya que el cuerpo no está acostumbrado a este tipo de patrón de movimiento.

Además, debido a las dimensiones del espacio, nuestra técnica de carrera varía con respecto a la que usamos en la carrera exterior: modificamos la pisada, acortamos la zancada… en resumen, la biomecánica varía… llegando a generar actitudes viciadas (que luego son muy difíciles de corregir), lesiones, procesos de cronificación del dolor o de problemas previos e incluso pudiendo llegar a agravarlos.

No sirve de nada machacarse durante estas semanas de confinamiento porque lo más probable es que aparezcan diferentes tipos de problemas derivados de la práctica excesiva de ejercicio. Sin embargo, la práctica moderada puede ser una estrategia de salud mental y física, muy buena para esta situación; ayudándonos a afrontar el propio proceso de confinamiento de una manera mucho más llevadera. Recordemos que el ejercicio produce la segregación de endorfinas, por lo que nuestro ánimo mejora, nos distrae de la situación que estamos viviendo y de las noticias que nos llegan, físicamente, hace que nos sintamos mejor… Por todo esto y mucho más es importante realizarlo pero con control. Además este es un periodo ideal para trabajar todos nuestros puntos débiles o aquello que queramos mejorar. Por ejemplo en el caso de los deportistas, hay que aprovechar este tiempo para trabajar todo aquello que durante la temporada no podemos dedicarle el tiempo necesario pero que es sumamente importante para el rendimiento en nuestro deporte.

Otro aspecto clave y que no podemos descuidar a la hora de realizar ejercicio en casa es tener en cuenta la dieta, el descanso, la hidratación… Todos estos temas ya se han tratado en otros posts, pero hay que tenerlos muy en cuenta debido a que los condicionantes a los que nos enfrentamos estando encerrados en casa, son muy diferentes a los que teníamos que hacer frente hace unas semanas, cuando hacíamos vida en el exterior, y por tanto nuestras rutinas condicionadas por esas variables deberían modificarse también. Ya que para estar “sano” no basta únicamente con hacer deporte sino que hay que combinar todo: una buena hidratación, una correcta alimentación; que al igual que el ejercicio no puede ser la misma para todos; un buen descanso, una buena salud psicológica y mental y por supuesto la práctica de ejercicio.

Como conclusión de esta pequeña reflexión me gustaría destacar:

  • La importancia de hacer ejercicio durante la cuarentena y después de ella, una vez vayamos recuperando nuestro día a día. Es fundamental que el ejercicio se convierta en una rutina más de nuestra vida cotidiana.

  • La necesidad de ponernos en manos de los profesionales para programar y diseñar el ejercicio idóneo para cada caso, evitando la comparación con los demás y la imitación de patrones de trabajo no indicados para nosotros.

Por último me gustaría añadir que estos meses no se pueden calificar como “tiempo perdido”, al contrario, podemos sacarle mucho partido si nos lo proponemos.

Se pueden sacar numerosos aspectos positivos de estas semanas, la clave está en afrontar esta situación con positividad, con ganas de conocer y en definitiva con ganas de conocerse. ¡Ánimo!


Idaira Prieto


Podéis reservar aquí vuestro entrenamiento online con profesionales. De cada entrenamiento, 10€ irán destinados a la campaña #NuestraMejorVictoria, un plan de todos y todas para luchar contra el COVID-19. ¡Reserva ya!


© 2018 por  Bienvenido Studio.

Creado con Wix.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

Síguenos en nuestras redes sociales: